"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 23 de mayo de 2010

París levanta el telón

Si tengo algo claro es que este circo del tenis es un visto y no visto... apenas ha pasado una semana de estar vibrando en la Caja Mágica por estar tan bien acompañado y por disfrutar de una final sensacional entre Nadal y Federer, cuando París reclama la atención total y absoluta del mundo del tenis. Y es que hoy ha arrancado una espectacular edición de Roland Garros, que nos promete enormes sensaciones, como la de saber qué pasará con el duelo Nadal-Federer (¿Caerá la quinta Copa de Mosqueteros para el balear? ¿Recuperará el número 1 tras el torneo?)


O como el saber qué sucederá con el potencial de Verdasco, con Andy Murray, con la reaparición de Djokovic, con la vacante del tenis femenino, con el recorrido de Henin, con las posibilidades de Aravane Rezai en su tierra...

De momento, el torneo ha arrancado con una primera gran sorpresa de la mano del letón Gulbis, el mismo que eliminó a Federer en Roma, el mismo que le volvió a poner contra las cuerdas en Madrid, ha caído contra un clásico de este torneo, el francés Julien Benneteau, por 6-2, 6-1 y abandono. Una lástima porque Gulbis podría ser una interesante piedra de toque para Soderling, que le tenía en el hipotético cruce de octavos.

Mientras iba y venía a la cocina echaba un ojo a la tele del salón y veía también como Tsonga sufría de lo lindo para eliminar a un desconocido alemás llamado Daniel Brands. El de Le Mans ha necesitado casi cuatro horas para poder pasar de esta primera ronda. Y es que los Grand Slams tienen estos regalos.

Mañana debuta Federer ante el austríaco Luczak, y Rafa Nadal lo hará el martes ante otro desconocidísimo francés que viene de la previa: Gianni Mina, aunque para partido de esta primera ronda el que le ha caído en gracia a Andy Murray. El británico tendrá que eliminar a Richard Gasquet si quiere pasar de ronda, y todo apunta a que no se lo pondrá nada fácil, y menos aún después de salir ayer ganador del torneo de Niza, final en la que derrotaba a Fernando Verdasco, al que le ha tocado pedir perdón en los medios por su comportamiento excesivamente temperamental durante la final. Esperemos que el público de la Chatrier y de la Lenglen no se lo hagan pagar durante el torneo.