"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 28 de enero de 2007

Federer, de 10

Con la seguridad de que se siente superior, Roger Federer se ha proclamado hoy campeón del Open de Australia, su décimo Grand Slam, al ganar a Fernando González (7-6, 6-4 y 6-4), y llevarse así el campeonato sin ceder un sólo set y con una autoridad que dudo exista en la actualidad en cualquier otro deporte.

Fernando González, cuyo juego ha evolucionado espectacularmente en los últimos 6 meses al jugar cuatro finales contra el suizo, no se ha ido del partido en ningún momento y ha sido muy digno finalista. En el primer set tuvo su gran oportunidad, y única, al disponer de 2 bolas de set, que no pudo aprovechar, o más bien, que Federer no le dejó aprovechar llevándole a un tie-break en el que el suizo fue muy superior. Con el primer set ya adjudicado, el suizo continuó lanzando sus golpes magistrales y deleitando al público de la pista Rod Laver, voleando todo, moviendo al chileno de un lado a otro, devolviendo cada bola que llegaba a su campo y minando poco a poco la poca moral que le quedaba al chileno con devoluciones sorprendentes y con un acierto tras otro. Así, en el 2º y 3º set el suizo se impuso 6-4 por partida doble, apretando la máquina en determinados momentos clave. Y es que da la impresión de que Roger Federer juega a un nivel inferior al que podría desarrollar, incluso en la final, y que sólo aprieta el acelerador cuando se acercan los momentos decisivos de cada set, seguro de que va a hacerse con ellos.




Federer ha levantado pues su décimo Grand Slam en su décima victoria sobre González. El próximo Grand Slam es Roland Garros. Mucho se tendrá que emplear Rafa Nadal para defender su título, porque el asalto de Federer de este año a la Copa de los Mosqueteros puede ser el definitivo.