"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

lunes, 22 de diciembre de 2008

2008, de la A a la Z

Andy Murray: final en el US Open, dos Masters Series (Cincinnati y Madrid) y otros tres torneos ATP (Doha, Marsella, San Petersburgo). Definitivamente el escocés ha explotado y su cuarto puesto en el ranking es fruto de un trabajo excelente.



Bjorn Borg: Nadal le quitó la exclusividad de algunos de sus récords, con quien pasa a compartir la gesta de cuatro Roland Garros consecutivos y la conquista de Wimbledon y Roland Garros en una misma temporada.

Copa Davis: el equipo español fue más que nunca un equipo. Arrancó en la altitud de Perú con Nico Almagro y Tommy Robredo como apuestas seguras, continuaron el trabajo Ferrer y Nadal en la eliminatoria de Bremen ante Alemania, después llegó un buen trabajo de los mismos sobre la arena de Las Ventas ante Estados Unidos y cerraron el triunfo Verdasco y Feliciano, siempre presentes en todas las eliminatorias y merecedores de anotar los tantos definitivos.



Djokovic: el serbio ganó su primer Grand Slam en Australia y cumplió en las grandes citas del año (campeón de la Masters Cup, y los Masters de Roma e Indian Wells; finalista en Queens, Cincinnati y Bangkok; semifinalista en Roland Garros y US Open). Una apuesta segura.

Emilio Sánchez-Vicario: el capitán del equipo español de la Copa Davis se va a lo grande sumando la tercera ensaladera para nuestro país. En Mar del Plata supo tomar decisiones valientes y apostar por los que estaban en mejor estado de forma.

Federer: que todos sus años malos sean como éste. Ganador del US Open, finalista en Roland Garros y Wimbledon, semifinalista en Australia y oro olímpico en dobles. Cierto que no ganó ningún Masters Series, pero la máquina necesitaba un respiro.

Grand Slam: está claro que son otra dimensión. Los tres primeros del mundo coparon todos los títulos. Murray o Tsonga quisieron sumarse a la fiesta de las finales, pero Nadal, Federer y Djokovic forman un triunvirato muy sólido. Y ningún otro jugador pudo hacerles frente.

Hamburgo: un torneo que se despide como Masters Series y que fue clave este año. Nadal pudo perder su segundo puesto en aquella semifinal ante Djokovic, y salió más reforzado que nunca ganándole a él primero y a Federer en la final.

Indian Wells: Rafa Nadal no pudo revalidar el título en este entrañable torneo californiano. Quien sí que se lo adjudicó fue Djokovic, mejorando así la final que había firmado en 2007.



Juegos Olímpicos: vibrante semifinal en otro de los partidos del año, el disputado entre Djokovic y Nadal en Beinjing. Una final anticipada en la que en juego estaba asegurarse la plata, aunque ambos sabían que el vencedor tendría medio oro entre sus manos. El balear se lo adjudicaría ante el chileno González días más tarde.

Kuerten: el brasileño se retiró de forma oficial y el público le mostró todo su cariño en los diferentes torneos del año, especialmente en la Philippe Chatrier de Paris, donde caía en primera ronda ente Mathieu, en medio de una fuerte ovación.



López: el toledano tuvo que bailar con la más fea, como fue disputar el segundo punto de la Davis contra Del Potro, con 1-0 en contra, y sacó adelante el encuentro y casi la final, porque formó parte del dobles que permitiría remontar ese 1-0 y situarse 1-2 en Mar del Plata. Pero Feliciano firmó también unos excelentes cuartos de final en Wimbledon y en Madrid, una final en Dubai o unas semis en Viena y Basilea.

Monte-Carlo: unos días estupendos los que pasamos en el Country Club de Monte-Carlo con una final de ensueño entre Nadal y Federer, y con la posibilidad de bajar a pisar la tierra batida y conocer al balear como estupendo fin de fiesta. Inolvidable.



Nadal: mejor tenista español de la historia, deportista del año... Esperemos que nunca cambie y siga dando una lección de tenis y deportividad partido tras partido.

Ñ: el tenis mundial parece que tiene que aprenderse bien la letra característica de nuestro idioma. Y es que el español se habló en muchos torneos este año, y no hablo sólo de los importantes, sino también de otros torneos del circuito como Houston, Umag, Bastad, Amersfoort, Costa do Sauipe, Acapulco...

Open Australia: el año arrancó con fuerza en Melbourne. Federer, Djokovic y Nadal se presentaban en las semifinales del primer Grand Slam del año con un invitado desconocido: Jo-Wilfred Tsonga. Djokovic eliminaría a Federer en semifinales y se adjudicaría el torneo con toda la calidad que muestra cuando juega sobre pista dura.



Primer puesto: el reinado de Federer se vio interrumpido por el tornado de Manacor. El balear tuvo que ganarlo todo para ser capaz de destronar al helvético. Hermosa batalla la que libraron en 2008, con duelos bellísimos como los de Monte-Carlo, Hamburgo, Roland Garros o Wimbledon, los cuatro convertidos en victorias para el manacorí.

Queens: otro torneo clave en la temporada. Sobre el mítico césped de Queens, Nadal sumó su primer título sobre hierba. El balear tuvo que pelear con sacadores acostumbrados a este torneo como Karlovic, Roddick o Djokovic, pero se alzó con una victoria fundamental para armar su confianza de cara a Wimbledon.



Roland Garros: o territorio de Jerónimo Nadal, que sumó su cuarta Copa de los Mosqueteros con una solvencia asombrosa. No cedió ni un solo set, y la final ante Federer arrancó con un tremendo 6-0 sobre el suizo. El de Manacor sigue haciendo historia y ganándose el corazón de los aficionados al buen tenis.

Simon: ya en Australia nos causó una buena impresión en un duro encuentro de dieciseisavos de final, pero fue al final del año cuando saltó a la primera línea del tenis mundial, eliminando a Nadal en Madrid y alcanzando la final de este Masters Series, o venciendo a Federer en la Masters Cup de Shanghai.



Tsonga: el de Le Mans irrumpió con fuerza en 2008 plantándose en la finalísima de Melbourne, tras derrotar a Nadal en semifinales con un tenis arrollador. Desaparecería a mitad de año para reaparecer en el sprint final de la temporada con su primer Masters Series en Paris y su presencia en la Masters Cup de Shangai.

US Open: a la Arthur Ashe de Flushing Meadows se agarró Roger Federer para salvar la temporada, donde sumó su único gran título del año (los otros fueron Estoril, Halle y Basilea). El suizo tiene tomada la medida al US Open como demostró con este quinto título consecutivo.



Verdasco: el madrileño alcanzó su momento de gloria cuando la temporada echaba el telón en Mar del Plata. Supo sobreponerse a toda la emoción y tensión del momento y sacó su mejor tenis para llevar al equipo español a sumar su tercera Ensaladera.

Wimbledon: nos dejó la final más bella de la historia (6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7 para Nadal). Pasarán muchos años y se seguirá recordando aquella batalla legendaria entre Federer y Nadal a cinco sets, que sólo acabó cuando el sol se ponía en el All England Tennis Club.



Xàbia: andan preocupados por este pueblo mediterráneo con el mal final de temporada de su jugador David Ferrer. Confiemos en que 2009 el alicantino pueda recuperar su estado mental y físico y vuelvan sus mejores golpes para escalar al cuarto puesto del ránking que ocupaba en agosto.

Yes, we can: podemos, claro que podemos. El lema de Obama se lo aplicó el deporte español, que fue capaz de ganar incluso la Copa Davis en Argentina sin Nadal. El deporte español ha creído en sus posibilidades y ha saltado a la primera línea del deporte mundial.

Zimonjic: el serbio Zimonjic sumó cinco títulos de dobles por segunda temporada consecutiva, incluyendo su primer Wimbledon, y terminando en el primer puesto del ranking con Nestor y en la lista individual de doblistas. Le veremos en la Davis contra España en Benidorm en esa eliminatoria apasionante.