"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 28 de diciembre de 2008

Pequeños cambios, mismo tenis

Tenemos ante nosotros un calendario nuevo, inmaculado y listo para ser estrenado. Un calendario para 2009 que la ATP ha modificado ligeramente con el fin de que el reparto de puntos ATP sea más intuitivo y fácil de seguir para el aficionado. Para ello la ATP ya está realizando una campaña de marketing "estelar" (nunca mejor dicho) con el fin de acercar el circuito a los aficionados.



Los torneos se dividirán a partir de ahora en en cuatro categorías: Grand Slam, ATP World Tour Masters 1000, ATP World Tour 500 y ATP World Tour 250.

En los Grand Slam afortunadamente todo sigue como siempre, porque no es la ATP quien los organiza sino la ITF (Federación Internacional de Tenis). Por lo que ninguna modificación afectará a nuestras clásicas quincenas a cinco sets de Melbourne, Paris, Londres y Nueva York. Lo único que cambian son los puntos a repartir. El vencedor de cada Grand Slam se anotará 2000 puntos, mientras que 1200 irán para el finalista. La ITF también es responsable de la Copa Davis, que este año también repartirá puntos ATP, y que modifica ligeramente sus fechas, para ser también más fácil de recordar por el aficionado (la semana previa a Indian Wells, y las posteriores a Wimbledon, US Open y el clásico torneo de Maestros).

Los Masters Series cambian de nombre y pasan a llamarse ATP Masters 1000, que serán los puntos ATP que se anote el vencedor, frente a los 500 que se anotaba hasta ahora. Todo sigue prácticamente igual: Indian Wells, Miami, Roma, Madrid, Canadá, Cincinnati, Shanghai y Paris. El cambio fundamental se produce en el Masters de Madrid, que cambia de fecha y de superficie. Se jugará en mayo sobre tierra batida, desplazando de fecha y categoría al hasta ahora Masters de Hamburgo, que pasa a ser un ATP World Tour 500 y que se jugará a finales de julio.

El torneo en pista que se disputaba en octubre en Madrid, se jugará ahora en Shanghai, que se convierte en un Masters 1000 más, y no en el torneo de Maestros con los ocho mejores jugadores del mundo, torneo que se disputará los próximos cuatro años en Londres, y que también cambia de nombre. De Masters Cup pasamos ahora a ATP World Tour Finals. Un cambio profundo.

Donde viene el principal cambio es en los ATP World Tour 500 (muchos de ellos antiguos International Gold Series), que como su nombre indica otorgarán 500 puntos al ganador. Se trata de Rotterdam, Memphis, Acapulco/Dubai, Barcelona, Hamburgo, Washington, Beijing/Tokyo y Basilea/Valencia. La principal novedad viene con el torneo de Valencia (propiedad de Ferrero), o con la apuesta por fortalecer el Conde de Godó (por mucho que se empeñen en llamarle Open Sabadell Atlántico), que repartirá los mismos puntos que Hamburgo. También será curiosa la pugna que existirá entre torneos por juntar a los mejores jugadores y es que seis de ellos serán simultáneos. Los jugadores tendrán que elegir entre la tierra de Acapulco o la superficie dura de Dubai, entre Beijing o Tokyo y entre Valencia o Basilea. De estos dos últimos, ¿cuál elegirá Federer?

Y finalmente estarán los ATP World Tour 250 que engloba al resto de torneos: Estoril, Queen´s, Halle, Umag, Bangkok, Metz, Lyon, Munich, Doha o Stuttgart, entre muchos otros. Una pena que no hayan aprovechado para primar un poco más la hierba de Queen´s o Halle.