"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

martes, 3 de marzo de 2009

Hibernando

Pasan los días, te descuidas... y ¡zas! ¡Que han pasado dos semanas sin escribir! Supongo que sin querer he sido víctima de un proceso de hibernación y de descanso mental que me permita afrontar con más fuerza las próximas citas que tenemos con la raqueta (octavos de final de Copa Davis y Masters 1000 de Indian Wells y Miami).



Supongo también que Australia y Rotterdam me dejaron extasiado y agotado tenísticamente, pese a que no por ello dejase de seguir desde la distancia cómo Dimitrov crecía en Marsella (no comenté cómo dejó ir una sonora victoria ante Simon), cómo Robredo ganaba en Costa do Sauipe y Buenos Aires (se merece jugar los individuales en la eliminatoria de Davis), cómo Almagro revalidaba victoria en Acapulco (y se anotaba 500 puntos ATP) o cómo Ferrer renacía y caía en la final ante Djokovic en un descafeinado Dubai en el que inevitablemente echábamos de menos a Nadal, Federer y Verdasco, del que estamos esperando impacientes su regreso a las pistas.

Bueno, pues el caso es que poco a poco me voy desperezando de mi inactividad y voy preparándome para unas eliminatorias de Davis que tienen lo suyo. De momento, Nadal, Feliciano, Ferrer y Robredo ya entrenan en Benidorm y hablan bien de la pista de tierra batida (aunque un poco rápida) que les han preparado en Terra Mítica (por cierto, mejor pasar por alto que semejante pelotazo urbanístico, ejemplo de caciquismo y corrupción, vaya a ser durante unos días el centro de atención del tenis mundial). Una eliminatoria que echará en falta al lesionado Verdasco y que tendrá su gracia porque tanto Troicki (gran promesa serbia y buen jugador de tierra) como Zimonjic en los dobles (por algo empezó el año como el número 1 en dobles), darán mucha más guerra de la que se espera.

Por cierto, que hablando de Davis, otra eliminatoria espectacular será la que se produzca en Ostrava, donde la República Checa de Berdych y Stepanek se medirá a un equipo francés de ensueño que es el formado por Simon, Monfils, Tsonga y Gasquet. Así que habrá que ir saliendo de este pequeño letargo y poniéndose cómodo frente al televisor porque el show está a punto de comenzar...