"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

viernes, 8 de agosto de 2008

El pebetero ya arde en Beijing



Arrancaron los Juegos Olímpicos en Beijing con una espectacular ceremonia de apertura que tuvo un emocionante final de fiesta con el encendido del pebetero por parte de Li Ning, gimnasta que participó en los Juegos de Los Ángeles, y que elevado a los altares, recorrió todo el perímetro del estadio olímpico para encender la llama del pebetero.



La competición de tenis arrancará el próximo lunes y se jugará hasta el domingo 17 en unas instalaciones diseñadas por el mismo equipo que colaboró en las de Atenas y Sidney, y que se encuentran situadas un kilómetro al norte de la Villa Olímpica y a tan sólo dos del Estadio Olímpico, junto al resto de instalaciones que componen el Complejo Verde Olímpico. Consta de dieciseis pistas en total, de las que diez se utilizarán en los partidos y el resto para entrenamientos, con una central con capacidad para 10.000 espectadores y dos pistas principales con capacidad para 4.000 y 2.000 espectadores respectivamente.





Todos los partidos se jugarán en pista rápida y serán al mejor de tres sets con excepción de la final que se jugará al mejor de cinco sets.

El sorteo del cuadro se realizó ayer y deparó un cuadro bastante complicado para Rafa Nadal, que tendría un hipotético camino lleno de obstáculos hasta el Oro Olímpico: Starace en primera ronda, Hewitt en segunda, Stepanek en tercera, Murray en cuartos, Djokovic en semis y Federer en la final.



Mejor suerte corrió el quinto cabeza de la lista ATP, David Ferrer, que jugaría en una de las mejores partes del cuadro, con Davydenko como hipotético cruce en cuartos, como último obstáculo antes de meterse de lleno en la lucha por las medallas. No obstante miedo me da su primer escollo: el serbio Janko Tipsarevic.

La suerte de Robredo y Almagro vendrá determinada claramente por su cruce con Federer y Djokovic respectivamente. Robredo se mediría a Federer en tercera ronda, de superar a Seppi y Berdych (bastante complicados), mientras que Almagro se vería con Djokovic en cuartos, aunque también tendrá un inicio durísimo ante el galo Monfils.

Respecto a Federer y Djokovic, cierto morbo por partidos interesantes que tendrán. Federer presumiblemente se verá las caras contra el gigante croata Karlovic en tercera ronda (el mismo que le eliminó de Cincinnati por un doble 7-6), mientras que Djokovic se medirá a un duro Ginepri en primera, un buen jugador de pista rápida y que podría sorprenderle por lo desconocido como es el japonés Nishikori y otro buen jugador sobre cemento como es Youzhny.

Máxima emoción pues y todos preparados para las posibles sorpresas, que a buen seguro llegarán, como ya pasó en Atenas con aquella final Massu-Fish.

Por último, y aunque al lado de las medallas queden en un segundo plano, dada la igualdad que hay ahora en el Ranking de la ATP conviene recordar los puntos que habrá en juego: 400 puntos para el Oro, 280 para la Plata, 205 por el Bronce, 155 por el 4º puesto, 100 puntos por alcanzar los cuartos de final, y 50, 25 y 5 por las tres primeras rondas respectivamente.