"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 2 de diciembre de 2007

La Davis vuelve a USA

Doce años han tenido que pasar para que la Davis volviera a Estados Unidos, que se anota su 32ª Ensaladera en su historial, alejándose un poco más de Australia, su inminente perseguidor (28 títulos).

El desarrollo del fin de semana tenía un guión en el que Estados Unidos partía como claro favorito bajo mi punto de vista: primero, porque jugaba en casa; segundo, porque el punto de dobles lo tenía asegurado con los hermanos Bryan, indiscutibles números uno del tenis mundial en la modalidad de dobles; y tercero, porque tanto Roddick como Blake estaban mucho más motivados y concentrados que Tursunov, Davydenko (decepcionante el año del ruso) o Andreev (¡cuánto pierde lejos de la arcilla!), y eso les hacía bastante superiores, ante una Rusia que sólo se podía aferrar a Youzhny como su única gran esperanza.

Y así, bajo ese guión, transcurrió la final. 1-0 para Roddick el viernes ante Tursunov en un partido en el que no había color. El de Nebraska le endosaba un 3-0 al ruso (6-4, 6-4 y 6-2). 2-0 para Blake (la auténtica clave de la final) que vencía a Youzhny por 6-3, 7-6, 6-7 y 7-6 en el partido que hubiese podido equilibrar algo más la final. Y 3-0 para los Bryan (los Federer de dobles) que tenían una ocasión de oro para ser los protagonistas decisivos de la 32ª Ensaladera para el tenis norteamericano.



Me alegro que sea Estados Unidos quien se lleve la final, pues su tenis andaba un poco de capa caída. Creo que es bueno que esta victoria potencie el tenis allí, y que gente como Blake o Roddick puedan disfrutar también de su momento de gloria, ocultos tras el poderío europeo que vienen imponiendo Federer, Nadal y Djokovic en el circuito. Y me alegro aún más de que sea ante la Rusia de Davydenko y Tursunov, oscura y salpicada por escándalos de apuestas que no hacen ningún bien a este deporte.