"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 12 de abril de 2009

Ferrero se reencuentra a sí mismo

Han tenido que pasar casi seis años para que Juan Carlos Ferrero se volviera a subir a lo más alto en un torneo de tenis. Han sido seis largos años de travesía por el desierto en esa búsqueda de un éxito perdido, seis años de lesiones, de tristeza deportiva y por qué no, de olvido...

De olvido como el sufrido en la última edición del Masters Series de Madrid cuya organización prefirió invitar a Fabio Fognini antes que a uno de nuestros números uno en el tenis masculino; de olvido de los medios de comunicación, tanto en prensa como en televisión, cuando ahora, por ejemplo, está a punto de sumar las 400 victorias en el circuito ATP; o de olvido de la afición ante ese fenómeno Nadal que tanto bien ha hecho al tenis nacional pero que desgraciadamente ha provocado que otros grandes campeones de nuestro tenis, que algún día también subieron a lo más alto, pasaran a un lejísimo segundo plano... ...

Pero hoy, desde ese discreto puesto nº115 de la ATP, Juan Carlos Ferrero ha vuelto a proclamarse campeón de un torneo ATP en un premio a su constancia. Y es que con la final de hoy, el de Onteniente lleva once años seguidos alcanzando al menos una final ATP cada temporada, desde que en 1999 se metiera en su primera final, año en el que, por cierto, jugó su primer torneo en Casablanca donde ya por entonces alcanzaría las semifinales.

Han pasado once años de finales y seis años malditos desde que en 2003 levantara, como número uno del tenis mundial, el título de campeón del Masters Series de Madrid ante Massú. Desde entonces han llegado a transcurrir hasta seis años en los que el levantino ha intentado todo y no ha sido capaz de sumar un solo título. Sirvan de ejemplo las siguientes finales que ha disputado estos últimos años: 2004 (Rotterdam), 2005 (Barcelona y Viena), 2006 (Cincinnati), 2007 (Costa do Sauipe) o 2008 (Auckland).

Quizá mañana esta noticia no salga en el hueco de ninguna portada. Pero para un ferrerista consumado como creo que siempre me he declarado, una noticia como ésta siempre será la mejor noticia deportiva del día...