"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 4 de noviembre de 2007

El retorno del rey David

Me pregunto qué titularán mañana periódicos como L´Equipe , Clarín o el diario Olé ante la exhibición de Nalbandián esta tarde en la final del Masters Series de París. Gigante David, Invencible Nalbandián, Extraterrestre David... pueden ser perfectamente titulares que expresen con acierto la exhibición de juego con que nos ha deleitado el unquillense estas últimas semanas.



Nalbandian no se frena ante nadie, leo en la crónica del diario Clarín. Totalmente de acuerdo. Aunque yo me quedaría más con El retorno del rey David pues refleja mejor la hazaña conseguida de los dos títulos de Masters Series de Madrid y París en estos 12 partidos disputados ante rivales considerables: Clement, Berdych, Del Potro, Nadal, Djokovic, Federer, Almagro, Moyá, Federer de nuevo, Ferrer, Gasquet y Nadal de nuevo. Ahí es nada.

Parece que David se hubiese empeñado en demostrar que él es el auténtico maestro, aunque no se encuentre actualmente entre los ocho primeros, venciendo por partida doble a los dos jugadores que monopolizan la atención del tenis mundial: Roger Federer y Rafael Nadal: al primero le ganó con solvencia las dos veces, mientras que al manacorí le humilló en los dos duelos (24 juegos de Nalbandián frente a 7 del balear).



La final de esta tarde sólo tuvo color durante los primeros cuarenta minutos. Con 4-4 en el primer set llegaba el momento clave del partido: primeras bolas de break a favor de Nalbandián que éste convertía.

A partir de ahí, con 5-4 a favor y saque, consolidaba el break y se anotaba el set dejando a Nadal muy tocado, hasta el punto de comprobar cómo su amigo se diluía como un azucarillo ante su gran juego. El de Córdoba hacía hasta ocho juegos seguidos y endosaba un humillante 6-0 a Nadal en el segundo set de la final.

Analizando las estadísticas de la final, queda claro lo decisivo que ha sido el servicio en la misma:

Nadal no llegó a disfrutar de una sola bola de break, frente a las seis que cedió a Nalbandian;
19% de puntos ganados por Nadal con su segundo saque frente al 76% de Nalbandián;
5 aces de Nalbandián frente a 1 de Nadal; o
25 puntos ganadores de Nalbandián frente a 5 de Nadal,

Son todas ellas estadísticas que hablan por sí solas para explicar quién y porqué se ha llevado la final.



¿Y ahora? Ahora Nadal tiene que centrarse ya en Shanghai y en intentar mejorar el segundo saque que tan mal le ha funcionado hoy, mientras que Nalbandián deberá estar a la espera de que Davydenko o Roddick no acudan a la Masters Cup de Shanghai para entrar como jugador suplente al torneo. Pese a haber aparecido sólo este último mes, los resultados obtenidos hacen que se merezca estar ahí y ojalá pueda conseguir su plaza.

1 comentario:

Alberto dijo...

Demasiada publicidad empieza a haber en esta página, si no fuera por las buenas crónicas....

Buen trabajo.