"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 4 de noviembre de 2007

Final sin la Play

Hermosa final la que se nos presenta hoy en París: Nadal vs Nalbandian. Un duelo de amigos y compañeros de PlayStation que esta tarde aparcarán sus duelos de videoconsola que mantienen durante los torneos para disputarse el último Masters Series de la temporada.

Nadal debería ser nombrado Príncipe de París, pues asalta su 26º partido en esta ciudad sin conocer aún la derrota: 21 partidos disputados en Roland Garros con 21 victorias, y 4 partidos disputados en éste, su primer Masters Series en París, con 4 victorias también ante rivales correosos en esta superficie como Youzhny o Baghdatis ayer.



Parece que el balear va tomando la medida a la pista y va cogiendo moral en una superficie que no es la suya. Ayer le vimos contra las cuerdas ante Baghdatis, pese a un buen inicio, y supo capear el temporal, sacar oficio y llevarse al chipriota a una tercera manga, con todo en contra, para vencerle con comodidad en el tercer set.

Hoy tendrá enfrente al Gran David, que podría ganar su quinto partido consecutivo a uno de los tres mejores jugadores del mundo, tras su impresionante partido ante Federer el jueves.



Nalbandian venció ayer a Richard Gasquet con solvencia por un 6-2 y 6-4, y completa una semana dura hasta alcanzar esta final: Almagro en primera ronda, Moyá en segunda, Federer en tercera, Ferrer en cuartos y Gasquet en semifinales. Por lo que si vence a Nadal, habría eliminado a cuatro españoles en el torneo.

Pese a la derrota de ayer, Richard Gasquet no se iba triste de París-Bercy pues aseguraba su presencia en la Copa Masters de Shanghai, resultado más que justo ante la eterna promesa francesa, que parece ya ha comenzado a dar resultados acorde con su calidad. No pudo ser, por tanto, para Tommy Robredo, al que no le sirvieron los esfuerzos de última hora para entrar en Shanghai. "No hay cosa más triste que el talento malgastado", decía Lorenzo Anello (Robert de Niro) en Una historia del Bronx, y me quedo con esa sensación en el caso de Robredo. Uno de los jugadores más técnicos del circuito, que cierra la temporada con dos discretas victorias en Metz y Sopot, pero sin haber alcanzado al menos unas semifinales en algún torneo importante (Grand Slam o Masters Series).



¿Y hoy?
Pues la lógica dice que Nalbandian debería ganar en dos sets, porque fue inmensamente superior a Nadal en Madrid, porque ha batido a Mr. Perfecto Federer dos veces consecutivas en 10 días, porque es el tenista más en forma del circuito actualmente y porque sólo ha cedido un set en todo el torneo (y fue en tie-break ante Ferrer), pero considerando que es Nadal el que está enfrente, y que saldrá con un plus de motivación por lo sucedido en Madrid y porque podría sumar el cuarto Masters Series del año, además de que nunca ha perdido en París, yo me decantaría por el sorpresón y la victoria de Nadal y su mente de hierro, pese a que la lógica y todos los indicios marquen lo contrario.