"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 21 de octubre de 2007

Se cumplió lo escrito

Escribía ayer que aún resultando difícil de imaginar, hoy se cumpliría lo escrito y David Nalbandian vencería a ese gigante Goliat de tres cabezas que le suponía eliminar en tres días a los tres mejores jugadores del año: Federer, Nadal y Djokovic. Y afortunadamente, así ha sido.

La noticia de la reaparición de Nalbandian y los movimientos que éste ha provocado alterando la estabilidad de los tres primeros jugadores de la ATP, sólo podemos recogerla como una bendición caída del cielo ante este monótono reparto de títulos al que nos tienen acostumbrados Nadal, Djokovic y Federer.

El circuito necesitaba la aparición de un jugador valiente, agresivo, desenvuelto en todas las superficies y con hambre de victorias, y todo eso lo representa mejor que nadie este cordobés de 25 años que apostó por un cambio de entrenador (Martín Jaite) a mitad de temporada, y que ahora recoge los frutos con esta hazaña que hemos disfrutado estos días.



Hay que recordar que estamos ante un jugador con cierto pedigrí, pues ganó la Copa de Maestros en Shangai al propio Federer (era el último jugador en ganarle en un torneo indoor), había sido finalista en Wimbledon 2002, y ya había disputado la final en Madrid ante Marat Safin en 2004, torneo al que le tiene cogida la medida pues en los últimos 4 años ha hecho 2 semifinales y 2 finales, con el excelente resultado obtenido hoy.

En cuanto al partido de hoy, decir que la final comenzaba con continuos aciertos del suizo y roturas del servicio de Nalbandian que le situaban con un 6-1 que nos hacía presagiar lo de siempre: un nuevo título en su inmaculado palmarés. Pero el argentino no había eliminado a Nadal el viernes y a Djokovic el sábado para ser un mero juguete en la final de Federer, y levantaba al Madrid Arena con un break en el inicio del segundo set que supo conservar con su saque demoledor y su buen criterio del juego, situándose con 3-6 y forzando a Federer a disputar un tercer y definitivo set.



David Nalbandian estaba igual de sólido en el tercero como lo había estado en el segundo, y no se alteraba lo más mínimo ante el hecho de tener enfrente al mejor jugador de la historia. Nuevo break y tres servicios a mantener para hacerse con su primer Masters Series, tras la Copa de Shangai. Tres servicios que no hiceron falta pues con dos le bastó, ya que con 3-5 a favor y saque del suizo, se puso 30-40 aprovechando la primera bola de partido que tenía para convertirse en el sexto campeón de Madrid. GRANDE DAVID.



2 comentarios:

Alberto dijo...

Quien prodría pensar al comienzo de este master que Nabaldian llegaría tan lejos!

Me asombra tu arte adivinatoria, o quizá no sea tal ese arte....

Que gran torneo hemos vivido. Esperando al próximo...

wallabee dijo...

Yo creo que ni él mismo al mirar el cuadro llegó a soñar con lo que ha realizado.

Ojalá esté de vuelta entre los grandes, porque Nalbandian en buena forma es un Top 10 sin lugar a dudas.