"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

sábado, 5 de abril de 2008

Nadal alcanza su segunda final en Miami

Hablábamos ayer de la excelente progresión de Nadal en pista dura y pudimos comprobar horas más tarde que el balear sigue imparable sobre la superficie que más dificultades le ha presentado hasta ahora durante su intensa carrera.
Con un 7-6 (6) y 6-2 se imponía a Tomas Berdych en algo más de hora y media y se metía en su segunda final en Miami, tras la que perdía en 2005 ante Roger Federer.

Tomas Berdych llegaba a las semis de Miami con un cartel demoledor: cuatro victorias aplastantes sobre buenos jugadores en pista dura como Sam Querrey (6-1 y 6-2), Ferrero (6-1 y 6-3), Tursunov (6-2 y 6-2) y Andreev (6-4 y 6-4), habiendo cedido su saque una única ocasión en esos cuatro encuentros (ante Juan Carlos Ferrero). Y es que sus porcentajes de puntos ganados con el primer servicio rozaban la excelencia (90% ante Querrey, 80% ante Ferrero, 83% ante Tursunov y 76% ante Andreev).



Pero ayer Tomas Berdych tenía enfrente a un jugador diferente. Pese a que siempre le había ganado sobre ese tipo de superficie, esta vez tenía en frente suya a la mejor versión de Nadal. Y esa mejor versión del balear es superior a la mejor versión del checo.

El primer set fue duro y largo (73 minutos). Los juegos se alternaban y ninguno de los jugadores cedía su saque, hasta que Nadal pudo hincar el diente al saque del checo con 4-3 a su favor, situándose 5-3 y dejando la primera manga casi resuelta.
Pero cuando todos dábamos al balear por ganador del primer set, Berdych se reivindicaba y tras salvar una bola de set le devolvía el break al balear, 5-4 y saque para el checo. Parecía que se tornaban las fuerzas y los restos eran más decisivos que los servicios. 15-40 para Nadal y dos nuevas bolas de set que salva el checo. 5-5 y camino del tie-break. En el tie-break Rafa se puso 6-3 y tuvo otras tres pelotas de set. Tampoco. Parecía que mañana todos nos acordaríamos de las seis bolas de set que no pudo aprovechar Nadal en su encuentro ante Berdych, pero entonces, con 7-6 para Nadal y saque para Berdych, éste cometía doble falta, única en todo el partido, y le entregaba el set. La mente del jugador del Este, que había salvado seis bolas de set en contra, se quedó muy tocada, momento que aprovechaba Nadal para situarse rápidamente 2-0 arriba en el segundo set, dejando el partido visto para sentencia. En veintiocho minutos liquidaba el balear la segunda manga y escribía su nombre como primer finalista en la final de mañana domingo.





¿Será capaz el balear de convertirse en el primer campeón español en Miami? Lo que sí que tendremos seguro es un nuevo campeón en Miami, porque el otro finalista, el ruso Davydenko (al que ha ganado Nadal en las dos veces en que se han enfrentado) derrotaba al jugador local Andy Roddick, que también quedaba anoche muy tocado tras haber perdido el primer set en el tie-break ante el ruso (7-6 y 6-2, curiosamente idéntico resultado al de la primera semifinal).

1 comentario:

Dumuro dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here