"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

lunes, 2 de junio de 2008

Día 8: la hermosa aparición de Carla

El domingo vino cargado de buenas noticias para el tenis español porque Rafa Nadal, Nico Almagro y Carla Suárez se clasificaron para los cuartos de final de Roland Garros.

La canaria dio un importante paso para adelante en el torneo, pero sobre todo en su carrera, venciendo a la italiana Flavia Penetta, 26ª favorita, por 6-3 y 6-2 en 79 minutos, y permitiendo así que una jugadora española esté presente en la ronda de cuartos, cosa que no sucedía desde que Conchita Martínez lo consiguiese en 2003. De hecho, es la sexta jugadora en la historia del torneo que logra acceder a cuartos de final viniendo desde la fase previa. Antes lo habían logrado Mandula (2001), Marta Marrero en 2000 (perdió ante Conchita Martínez 7-6 y 6-1), Barbara Schwartz (ALE), y Helga Masthoff (GER) y Miroslava Bendlova (RCH), ambas en 1978.



En cuartos, Carla Suárez, que entró en el cuadro desde el puesto 132 del mundo, se medirá a la serbia Jelena Jankovic, que ayer sufrió problemas físicos antes de vencer a Radwanska en la sexta bola de partido: 6-1 y 7-6. Hay que ser optimistas y aunque estos cuartos sean un éxito absoluto (ronda ya el puesto 50 y se garantiza un cheque de 132.500 euros), hay que confiar en su excelente revés a una mano que nos haga soñar con unas semifinales en Paris.

En cuanto al cuadro masculino, en el duelo español entre Verdasco y Nadal, el balear fue muy superior y se impuso al madrileño con más contundencia aún de la que mostró ante Bellucci, Devilder o Nieminen, si bien es cierto que Verdasco jugaba con graves molestias de la lesión que se produjo en Hamburgo. Nadal vencía a Verdasco por 6-1, 6-0 y 6-2, en la que se trata de su 25ª victoria sobre la tierra de París, habiendo cedido únicamente 7 sets de los 174 sets disputados. Las cifras de este fenómeno asustan cada día más.

Nadal se medirá ahora a Almagro por un puesto en las semis. Una lástima que se tengan que medir en cuartos, porque Almagro podría plantar seriamente cara a todo un Federer o un Djokovic sobre tierra batida. Almagro vencía a Chardy con un marcador ajustadísimo (7-6, 7-6 y 7-5) en un mal día para el tenis francés, que veía como Llodra caía también ante el letón Gulbis, próximo rival de Djokovic en cuartos, que a su vez eliminaba en tres cómodos sets a otro francés, Paul-Henri Mathieu.