"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

domingo, 1 de junio de 2008

Días 6 y 7: la tercera ronda liquidada

Ferrer, Almagro, Verdasco y Nadal serán nuestros representantes en los octavos de final de Roland Garros tras la disputa de la tercera ronda estos pasados viernes y sábado, en tres encuentros muy emocionantes y uno mucho más claro: el disputado entre Rafa Nadal y Jarkko Nieminen, y en el que el manacorí derrotaba por la vía rápida al jugador finlandés por un contundente 6-1, 6-3 y 6-1.



El balear ha jugado las tres primeras rondas en tres días: miércoles, jueves y viernes y cualquiera lo diría viendo la aplastante superioridad con la que derrotó el viernes al finés. El mismo juego dinámico de siempre con sus espectaculares passings, su agilidad de piernas y su saque cada día mejor trabajado le ha metido en octavos de final con un desgaste casi mínimo. Su próximo rival será un amigo y compañero de Davis, el madrileño Fernando Verdasco. Una lástima que se enfrenten entre sí, en un partido que traerá una curiosidad. Será el cuarto jugador zurdo con el que se mida Nadal en esta edición de Roland Garros.



Fernando Verdasco tuvo un partido muy duro ante un rival de mucha entidad como es el ruso Mikhail Youzhny. El madrileño pasó por una auténtica odisea para deshacerse del ruso Youzhny por 7-6, 5-7, 7-5 y 6-1, arrastrando aún molestias de la lesión que le hizo despedirse del pasado MS de Hamburgo en cuartos. Creo que es un éxito absoluto que Verdasco haya alcanzado estos octavos, clasificación a priori por encima del puesto que ocupa en el ranking de la ATP. Le vendrá bien para subir puestos y para acercarse más a ese Top 10, en el que estoy convencido que se meterá algún día.

Por su parte, Nico Almagro también disputó un bellísimo encuentro de tercera ronda ante Andy Murray. El pupilo de Alex Corretja demostró su mejoría en tierra y puso contra las cuerdas al murciano, que necesitó de una cuarta manga para mostrar su superioridad. 6-3, 6-7(3), 6-3 y 7-5 le permiten a Almagro medirse en octavos con el local Chardy que eliminase a Nalbandian hace solo unos días.

Pero el partido de la tercera ronda sin lugar a dudas fue el que se disputó ayer sábado entre Ferrer y Hewitt en la Lenglen. El viejo villano australiano siempre vuelve con auténtico nivel competitivo en su raqueta. Da igual que juegue pocos torneos, que no se tengan noticias de él o que parezca ausente. Ayer apareció por Paris para dejarnos un partido excelente contra David Ferrer. Un partido casi más de cuartos o de octavos, en lugar de un partido de tercera ronda. El de Adelaida puso contra las cuerdas al nº5 del mundo, y estuvo a punto de clasificarse para los octavos de final, pero en el noveno juego del quinto set cedió su saque y el de Jávea no perdonó con saque a favor para cerrar un partido que se acercó a las cuatro horas de juego: 6-2, 3-6, 3-6, 6-3 y 6-4.



La nota negativa de la jornada la pusieron Tommy Robredo, que cayó estrepitosamente ante Radek Stepanek (próximo rival de Ferrer) y Anabel Medina, que se despidió con lágrimas del torneo parisino, quedando la hermosa aparición estelar de Carla Suárez, como única representante española en el cuadro femenino.

En cuanto a los números 1 y 3 del mundo, Federer y Djokovic, vencían en tres sets sin grandes problemas al croata Mario Ancic y al estadounidense Wayne Odesnik respectivamente.