"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

lunes, 2 de junio de 2008

Día 9: Ferrer, el león enjaulado

Alta tensión la que tuvimos esta tarde en la Lenglen en el último partido de octavos de final disputado entre Ferrer y Stepanek, con victoria del alicantino por 4-6, 6-2, 1-6, 6-3 y 6-3. Si a alguien le supo a poco el partidazo entre Hewitt y Ferrer, hoy el de Jávea nos ha vuelto a obsequiar con un nuevo partido a cinco sets, rozando las cuatro horas, con alternancia en el marcador y en el dominio del juego y con continua emoción hasta el último instante.

Ferrer tuvo que remontar en dos ocasiones un resultado adverso pero sobre todo, tuvo que superar algún que otro momento de absoluto desconcierto, como el sucedido en el tercer juego del tercer set, cuando pese a venir de ganar el segundo set de forma clara al checo por 6-2 y de hacer muy buen tenis, veía cómo un break en contra, provocaba en él una desmesurada reacción en cadena.

Ferrer rompía la raqueta contra su pierna, se iba del partido, se enfadaba con el público y hasta con la toalla que le daban los recogepelotas, hasta el punto de ver cómo el tercer set se iba en un suspiro con cinco juegos seguidos de Stepanek.

Afortunadamente el jugador español pudo centrarse y sacar su mejor tenis de nuevo en el cuarto set para empatar el partido a dos mangas y para situarse con un claro 4-0 en el set definitivo. Todo parecía resuelto a su favor, cuando Stepanek tiró de veteranía e intentó sacar un partido extra a su buen tenis provocando al alicantino con continuos y exagerados gestos hacia la grada, y discutiendo pelotas que claramente se habían ido fuera.



Stepanek resucitó y consiguió dos rupturas que eliminaban la ventaja de Ferrer para servir en el octavo juego para empatar a 4. Pero ahí se acabó la racha con dos regalos de Stepanek en forma de dobles faltas consecutivas y con un Ferrer que sabía poner la puntilla: 5-3, servicio en blanco y cuartos de final en Paris tres años después. La cita será el jueves ante Gael Monfils, la pantera negra francesa, y último representante galo, que hoy derrotaba a Ljubicic en cuatro entretenidos sets.



Para mañana, doble menú de cuartos tanto en el cuadro masculino como en el femenino. Rafa Nadal intentará celebrar sus veintidos años con una victoria sobre Nico Almagro que le daría su cuarta semifinal consecutiva sobre la arcilla de Paris. Precioso partido pese a que uno de los dos se tendrá que quedar fuera. Serán los primeros cuartos de final en un Grand Slam para Nico Almagro, que únicamente en una ocasión había pasado de segunda ronda en un grande (en el pasado US Open).

El otro cuarto de final que se dispute mañana será el que mida a Novak Djokovic con el letón Ernests Gulbis, con el que nunca se ha medido. El joven jugador de Riga jugará también sus primeros cuartos de final en un Grand Slam, y poco a poco progresa en su carrera, pues ya alcanzó los octavos de final en el pasado US Open.

Curiosa coincidencia la de los rivales de Nadal y Djokovic que ya se empiezan a vislumbrar el uno al otro en el horizonte de la semifinal del próximo viernes. El otro gran protagonista, don Roger, vencía hoy con autoridad a un rival que podía habérsele complicado, como Benneteau. Le espera ya Fernando González para los cuartos de final del próximo miércoles.

Quien dijo adiós al torneo fue Maria Sharapova que caía ante Safina en tres larguísimos sets (6-7, 7-6 y 6-2). Se queda el camino un poco más despejado para Ana Ivanovic que podría conquistar aquí su primer Roland Garros. Aunque igual tiene que empezar a pedir permiso a Carla Suárez, que mañana tiene un partido complicadísimo ante Jelena Jankovic, pero que podría meterse en semifinales si consiguiese la épica gesta de eliminar a la cabeza de serie. Soñar es gratis.