"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Cuestión de principios

Ganó Obama y una corriente de optimismo y esperanza nos llenó el ánimo esta mañana. La misma corriente de alivio que nos produce saber que un bélico y su compañera ultraderechista no tomarán el mando del país más influyente del mundo.

Ganan los millones de norteamericanos que no tienen acceso a una sanidad pública, ganan los millones de homeless que aunque parezca mentira tiene Estados Unidos, ganan los irakíes que se vieron invadidos por aquel trío de las Azores que por fin ha pasado a ocupar las páginas más negras de la Historia.

Alaska también puede respirar tranquila porque queda aplazada la masacre de prospecciones para sacar petróleo y minerales de sus tierras que prometían McCain y Palin. Uno de los últimos paraísos de la tierra gana una moratoria con el resultado de las elecciones de hoy.

Que un negro vaya a residir por fin en la Casa Blanca, y que una persona de origen humilde criado en uno de los barrios más marginales de Chicago, gane la batalla a un multimillonario que no sabía el número de viviendas que poseía no puede ser una mala noticia para Estados Unidos y para el planeta. Que nos decepcione, puede ser. Que tome decisiones equivocadas, seguro. Que al final no cambien las cosas, posiblemente. Pero se ha ganado a pulso esta bola de partido y yo creo que la va a saber aprovechar.