"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

lunes, 4 de junio de 2007

Entre octavos y cuartos

Tenemos ya a cuatro de los mejores ocho jugadores de Roland Garros: Roger Federer, Tommy Robredo, Willy Cañas y Nikolay Davydenko.

Federer se deshizo del ruso Youzhny no sin ciertos problemas (7-6, 6-4 y 6-4), aunque con más facilidad de la esperada. En el primer set llegaron al tie-break y la victoria en la muerte súbita fue suficiente para deshacer la igualdad y minar el ánimo del ruso. A buen seguro que Youhny habría llegado más lejos de no haberse encontrado con el suizo. Federer se medirá a Tommy Robredo por un puesto en las semifinales. Las estadísticas están con el suizo de forma aplastante: 7-0, y cediendo un solo set en un tie-break. No obstante, la última vez que se midieron fue a principios de año en el Open de Australia, y en aquella ocasión Robredo plantó cara (6-3, 7-6 y 7-5). Tommy Robredo lleva un torneo impecable, sin haber cedido un solo set y alcanzando los cuartos de final por tercera vez en Roland Garros. En octavos eliminó a Volandri con bastante autoridad. ¿Pronóstico? Pasa Federer en 4 sets.

El otro cruce de cuartos entre Cañas y Davydenko podría deparar una semifinal con mucho morbo Cañas-Federer. Hay que recordar que a principios de año Cañas eliminó a Federer tanto en Miami como en Indian Wells. Sin embargo, pese a que estamos ante el mejor Cañas de su carrera deportiva creo que no habrá suerte y será Davydenko el verdugo del último representante del tenis argentino, tras eliminar el domingo a un gran Nalbandian, semifinalista en 2006.



Tendríamos por tanto, la primera gran semifinal: Federer-Davydenko, de la que ya hablaremos cuando sea una realidad, porque antes hay que hablar de los otros cuatro partidos de octavos: Djokovic-Verdasco, Baghdatis-Andreev, Moyá-Bjorkman y Nadal-Hewitt.

Del Djokovic-Verdasco, apuesto por el serbio. Fernando Verdasco ya ha hecho un gran torneo llegando hasta aquí, y no creo que pueda superar el escollo que supone ganar al serbio, que repetiría por tanto sus cuartos del año pasado. Apuesto por Andreev como rival de Djokovic en cuartos, y es que el ruso está realizando un torneo impecable eliminando a rivales de altura como Paul-Henri Matthieu, Nicolás Massu y Andy Roddick.

El duelo entre Moyá y Bjorkman es quizá el más emotivo de la jornada. Dos jugadores que suman juntos 65 años y que siguen dando guerra incluso en un Grand Slam tan duro como éste. Está claro que el argentino Luis Lobo ha conseguido sacar lo mejor del campeón de 1998. “Con un entrenador nuevo te abres más de mente, escuchas más lo que te dicen, recuperas la motivación. Me ha ayudado a volver a mi esquema de juego, hemos vuelto al principio. En mis buenos momentos mi juego se basó en el saque y en arriesgar con mi derecha y así lo hago ahora, intentando mejorar otros aspectos del juego”, son unas palabras que dijo al diario Sport tras eliminar a Serra. Así que apuesto por el pase de Moyá y por un emotivo duelo balear Moyá-Nadal por un puesto en las semis.



Aunque para que ese cruce Moyá-Nadal se dé, el de Manacor tendría hoy que eliminar a Hewitt en un cruce infernal sobre la Philippe Chatrier, más digno de una final o semifinal que de estos octavos. El australiano domina 4-2 los enfrentamientos entre ambos, y en el último choque en Hamburgo estuvo cerca de cortar la racha de partidos invictos del balear. Será un partido largo, que saque al mejor Nadal y al mejor Hewitt. Apuesto a caballo ganador, apuesto por el balear, que sigue firme y que querrá regalarse por su cumpleaños los cuartos de final contra su amigo Charly.