"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

jueves, 15 de mayo de 2008

Potito Starace, el dueño de las dejadas

La primera ronda de los cabezas de serie no deparó grandes sorpresas, pues Federer ganaba sin despeinarse a Jarkko Nieminen 6-1 y 6-3 o Djokovic hacía un resultado casi idéntico en su encuentro contra Juan Ignacio Chela (6-3 y 6-1). Pero sí que nos dejó un emocionante partido, que fue el disputado entre Potito Starace y Rafael Nadal, en el que el balear llegó a dar muestras de haberse podido meter en un buen lío y de no estar aún al nivel que exhibió en Monte-Carlo hace sólo unas semanas.

Fue un encuentro donde no pudimos ver una buena versión de Nadal, y eso sumado a una buena versión de Potito Starace (mejor que aquella del Godó, 6-4 y 6-2 para Nadal), nos dio un partido cuando menos emocionante.

El partido comenzó con un 3-1 y saque para el napolitano, que a base de continuos palos y acertadas dejadas, iba minando el tenis de Nadal, que se asemejaba más al de su juego sobre pista rápida que a su excelente tenis en tierra. Sin embargo, en ese quinto juego, Nadal pudo por fin corregir el rumbo del partido hasta situarse con 4-5 y saque. Bolas más largas y un juego más dinámico que movía al italiano de un lado a otro de la pista, permitían a Nadal hacerse con la primera manga y situarse 2-0 en la segunda.

Pero el napolitano reaccionó y con un nuevo repertorio de excelentes dejadas volvía a romper los esquemas de Nadal, que veía como era incapaz de mandar en la pista. El partido no tenía dueño y cada jugador conservaba su servicio hasta llegar a un tie-break del que aún se acordará Potito Starace, pues con 6-5 a favor y saque, desperdició una bola de set con una sorprendente doble falta. Nadal, espoleado por esta circunstancia, cerraba el segundo set con 8-6 en el juego decisivo, y lo celebraba como merecía la ocasión, pues era un partido cargado de veneno.



Nadal, con más sufrimiento de lo esperado, accede a los octavos de final donde hoy se medirá a Murray a eso de las siete, en el partido estrella de la jornada. Eso sí, antes tendremos partidos interesantes como Verdasco v Ferrer o Safin v Moyá. Federer jugará ante Soderling (cuidado con el sueco) y Djokovic hará lo propio ante el sacador Karlovic, que ayer eliminaba a Tommy Robredo.