"If you can meet with Triumph and Disaster,

and treat those two impostors just the same"

Rudyard Kipling.-

jueves, 17 de enero de 2008

Muchos enemigos

El cansancio del día, que a las dos de la mañana empieza a hacer mella; la radio que a la mínima te asalta y te dice que Robredo ha caído con Fish (¿qué demonios le pasará al catalán para estar últimamente tan flojito?); las noticias de deporte del telediario que suenan de fondo en la cafetería... Son muchos los enemigos que intentan quitarme la emoción de muchos partidos en diferido, pero creo tenerlos controlados. Todos, excepto a los propios comentaristas de los partidos, que se empeñan en narrar lo que sucede en otras pistas, quitando toda la emoción a encuentros que van a dar en diferido, como lo que me ha pasado mientras disfrutaba del Verdasco v Tipsarevic (lástima que a Fernando le haya faltado tranquilidad 7-5, 7-6 y 7-6 cayó el madrileño), donde me narraban lo bien que le estaba yendo a Ferrero v Jones (el valenciano ganó en tres sets por 6-4, 6-4 y 6-2).



En cuanto al torneo, tengo que decir que hasta ahora está siendo bastante interesante, pero sobre todo, con ese reto diario entre Federer y Nadal que se va sucediendo día tras día. Si Federer humilla a Hartfield asombrando a propios y extraños, Nadal nos muestra su mejor versión en mucho tiempo en pista rápida y barre a Serra con un auténtico recital. Ayer Federer volvió a dar otro repaso al veterano Santoro (6-1, 6-2 y 6-0), y hoy Nadal tiene cita con otro francés, que se están convirtiendo en espectadores de honor. El invitado esta noche se llama Gilles Simon y está realizando una interesante progresión como la mayoría de los tenistas galos, en la línea de Tsonga o Mathieu. Mientras tanto, los otros dos grandes favoritos siguen ganando y Djokovic y Nalbandian se deshicieron sin mayores problemas de Bonelli y Luczak en sus encuentros de segunda ronda.

Yo seguiré combinando directo con diferido hasta que empiece la jornada. Y mientras llegan las cinco cuando Nadal se juegue el pase a octavos, trataré de ver esta noche el atractivo Ferrer v Del Potro, en el que confío que el de Jávea haya podido derrotar al argentino. De momento, he conseguido controlar a todos los enemigos y no enterarme del resultado...

Por cierto, otro posible partidazo nos espera esta noche Kohlschreiber v Roddick. Aunque algo arriesgado, yo me la jugaría por el alemán.